Un Ángel llamado César

Para ACEBO, una Madre


Mi voz llegará a tu corazón

Sí Madre!!, porque allí está mi voz.

Cuando elegi mi nueva morada,

Madre mía... elejí tu corazón.



Desear que tú me escuches,

Es mi mayor ilusión,

Que sepas que estamos unidos

Por el más grande y puro amor.


Vivo madre en un Paraíso,

Rodeado de naranjos en flor,

A lo lejos veo las olas

que rompen en el malecón.



Su espuma blanca me invita

A cantarte una canción,

A danzar contigo un baile,

ese que bailabamos los dos.



Todo es bello Madrecita,

Los pensamientos están en flor,

Y en cada  uno de ellos ...

Esta tu mirada llena de amor.



Soy feliz querida Madre

Y le doy gracias a Dios,

Por pemitirme bajar a la tierra

Y disfrutar de tu calor.


Nunca de tí me alejo.

Porque vivo en tu corazón,

Cuando estas feliz yo río

Y cuando estas triste lo estoy yo.


Pregúntale Madre querida,

Pregúntale a tu corazón,

Cuántas veces le he pedido

Que te diga donde yo estoy.



Si alzas la vista hacia el cielo,

Me verás siempre sonreir,

Soy aquélla, la brillante,


SILVY  -  Dos Mundos Encontrados
11 / 07 / 2007

 Copyright. © Arc Serveis Design 2003-2015